PERO PORFA,…A MI NO ESTRUJARME MÁS,…Y DEJARME TRANKY DE PODER MORIR LLORANDO EN MI CUEVA MEDIO DORMIO EN EL BUTACON DE LOS 30 YEARS,…¡¡¡ [[BORRADOR – ENSAYO ¡¡ POR EL PODER ENTOTAL PARA LAS MUJERES DE TODOS LOS PODERES ESTATALES Y DEL PODER IMPERIALISTA TECNOPLUTOCRÁTICO-INTERPLANETARIO COLONIZADIS SISTEMA SIDERAL,…¡¡¡. ]].

BORRADOR – ENSAYO ¡¡ POR EL PODER ENTOTAL PARA LAS MUJERES DE TODOS LOS PODERES ESTATALES Y DEL PODER IMPERIALISTA TECNOPLUTOCRÁTICO-INTERPLANETARIO COLONIZADIS SISTEMA SIDERAL,…¡¡¡. ¡¡¡ >>> NO EDITAR ¡¡ <<< LA TELEMATIZACION GENERALIZADA >> PÁTÓK,…¡¡¡.

PERO PORFA,…A MI NO ESTRUJARME MÁS,…Y DEJARME TRANKY DE PODER MORIR LLORANDO EN MI CUEVA MEDIO DORMIO EN EL BUTACON DE LOS 30 YEARS,…¡¡¡. HEMOS REPRODUCIDOS DOS ARTICULOS,…AFOTOS,..ETC,…Y NO LE VAMOS NI A ENTRAR,…VAYA, A DICIS NÁ DE NÁ,…EN ESTE TRABAJO,…NO MERECE LA PENA,…NI AUNQUE SE MENCIONE A V.I. LENIN,…CON EL CUAL,…ME IDENTIFICO BASTANTE,…PERO CEMUS LUKYSTAS,DER-REBALAE,PROLETS-PROLETS,…¡¡¡; JASTA EL TUÉTANUS DE NUESTROS YA UN POKITUS DESGASTADOS GUEZUS GUERREROS,…¡¡¡.

SE VE CLARAMENTE DE KE LA GENTE KIERE MÁS FRIVOLIDAD, DISFRUTAR, DE LOS MAISMO,…”LA JODIENDA NO TIE ENMIENDA”,…Y EN HISPÁNIKUS, CON LAS “GUARRERIDAS ESPAÑOLAS””, PROMOVIDAS, POR EL CHIKITO DE LA CALZÁ,…¡¡¡. 

Rozalén – El Árbol y El Bosque | Sony Music España

“BANDOLERA SOLO TUYA ¡¡¡” : Lucha de clases y transición ecosocial https://vientosur.info/lucha-de-clases-y-transicion-ecosocial/AH.¡¡ ¡¡hoLA¡> ¡LA NATURALEZA NO ES TAN “SABIA” VA A SU BOLA DE KAOS KAÓTIKUS Y SU VIDA ES LA VIDA>>”¡¡EL H-H., SAPIENSX3, ES UN <<– SAPO¡Lmm/ lukyrh.b/s.com -Secretario de As. I.S.M.A.- LukyMÁ. 29006-Alboranences ¡¡ (( H-H >> : HOMBRE-HEMBRA )).

VIERNES, 1 DE MAYO DE 2020 — BANDOLERA SOLO TUYA | FACEBOOK

Bandolera Solo Tuya



¡¡ KE NO SE NUS OLVIDE KE POR LAS TELES, DESDE HACE UN AÑO,+,–, SE NOS RECOMIENDA QUE NOS MASTUEVEMOS,….PARA ASI PODER DORMIR,…Y POQUE LOS CONTACTOS DIRECTOS ESTÁN ALGO PROHIBIDOS,…¡¡¡; SI DIOS LEGARA A LA TIERRACOLAKUARIENCES PLANETUNS,…NOS ACHICHARRARIA A TODOS LOS SERES HUMANOS,… A LOS OTROS ANIMALES,…NO LES DIRÍA NADA DE NÁ,…¡¡¡.

“LA CLASE OBRERA SOMOS UNOS MAJARETAS”, CON EL TERRORISMO Y LAS GUERRAS DEL CAPITAL,…

Si al poder capitalista,…les diéramos revolución comunista y derrotáramos sus poderes, otra cosa cantaría,…entienden algo de lo que escribimos; a la mayoría parece que no ???¡¡¡¡ ( aunque miren,…hoy comunismo sería en plan político, conseguir la sostenibilidad de la Humanidad,….ya que la destrucción de la misma es el objetivo del capital,…y donde conduce las contradicciones sociales globales,…EL MUNDO ESTÁ SUPERARMADO, TODOS LOS ESTADOS Y ESTADOS EN POTENCIA,…ARMADOS HASTA LOS DIENTES Y LUCHANDO EN PLAN IMPERIALISTA,…); ME DIRÁN CONCRETE MÁS,…PUES LES DIGO, HÁGANLO USTEDES, YA QUE SON TAN LISTOS,…¡¡. PERO VAYA, QUIZÁS, CREO QUE LE HABLO PRINCIPALMENTE A LAS POBLACIONES DE OCCIDENTE Y A LAS OCCIDENTALIZADAS SOCIEDADES RUSA Y CHINA,…QUE EN GENERAL NADIE ENTENDERÁ NADA,…YA QUE TODO ESTO SUENA A CHINO, miren por donde,…¡¡. 
[[[ Lucha de clases y transición ecosocial https://vientosur.info/lucha-de-clases-y-transicion-ecosocial/AH.¡¡ ¡¡hoLA¡> ¡LA NATURALEZA NO ES TAN “SABIA” VA A SU BOLA DE KAOS KAÓTIKUS Y SU VIDA ES LA VIDA>>”¡¡EL H-H., SAPIENSX3, ES UN <<– SAPO¡Lmm/ lukyrh.b/s.com -Secretario de As. I.S.M.A.- LukyMÁ. 29006-Alboranences ¡¡ (( H-H >> : HOMBRE-HEMBRA )). ]]]. – ENTREVISTA A ANDREAS MALM

Lucha de clases y transición ecosocial

JAIME VINDEL | ALEJANDRO PEDREGAL

18 MARZO 2021

¿¿ SOMOS REALMENTE UNOS MAJARETAS LA CLASE OBRERA DEL PLANETA,…??….SI,,,,,SI,….Y LO QUE LES QUEDA,….¡¡. este trabajo es por decir algo,…¡¡. l. de m.  ESTO LO RECIBO POR EMAIL,…Y COMO TAL LO REPRODUZCO : Los atentados evidencian que los países de la UE no compartían toda la información sobre terrorismo; ELDIARIO.ES.

Los atentados evidencian que los países de la UE no compartían toda la información sobre terrorismoRaquel Pérez Ejerique – InternacionalEl comisario de Interior europeo lanza un duro discurso tras la reunión de los ministros de Justicia e Interior de la UE, que se han comprometido a coordinarse mejor.
Más de 40 millones del IRPF van a financiar sueldos de curas y obisposJesús Bastante – SociedadUn sacerdote cobra, de media, 900 euros limpios al mes en 14 pagas, además de casa y gastos pagados. De la Seguridad Social se hace cargo la Conferencia Episcopal.
Ocultar la tristeza a los niños es perjudicial para los padresTeguayco Pinto – SociedadUn estudio muestra que esconder los sentimientos negativos y exacerbar los positivos ante los niños puede afectar al bienestar de los padres y a su relación con los hijos.
Otro boicot del Gobierno al funcionamiento del nuevo Congreso: tampoco contesta preguntas por escritoCarmen Moraga – PolíticaEl Gobierno en funciones está empeñado en no permitir que el Congreso se ponga en marcha hasta que no se resuelva la investidura o haya nuevas elecciones.
“Cuando no te levantas para hacer amigos sino para sacar a las cucarachas de su escondite, hay presiones”Andrés Gil – PolíticaEl director de Al Rojo Vivo y La Sexta reivindica el “periodismo irreverente, crítico, apasionado, que abomina de la indiferencia” que practica la cadena, que cumple ahora diez años.
Cinco cifras que muestran los beneficios económicos de la migraciónMoha Gerehou – EconomíaEl acuerdo por el que la Unión Europea entregará a Turquía 6.000 millones para expulsar a ese país a los refugiados ha levantado un fuerte debate por su elevado coste, además de por la solución adoptada.
¿Tienen las mujeres menos interés en el dinero? Claves del machismo financiero

Pilar Blázquez – EconomíaSegún diversos estudios, las mujeres no tienen entre sus temas de conversación las finanzas personales y todavía el 80% de los hombres lidera las decisiones de inversión a largo plazo en las familias.
Un ranking de desarrollo en el que Honduras gana a Estados UnidosLaura Olías – DesalambreLa Plataforma 2015 y más ha desarrollado un indicador que distancia la idea de desarrollo de la de crecimiento económico: el Índice de Coherencia de Políticas para el Desarrollo (ICPD).
La captura de Radovan Karadžić, el carnicero de los BalcanesThe Guardian – theguardianEl caudillo serbio fue capturado en 2008 tras una búsqueda de trece años en la que participó la CIA, las fuerzas especiales británicas y un soldado disfrazado de gorila.
El Pompidou de Málaga se enrola en la subversión dadaístaNéstor Cenizo – AndalucíaEl Centro Pompidou inaugura la muestra ‘Cine dadá. Cine surrealista’ centrada en el elemento contestatario de las corrientes de vanguardia.
OcupadosBernardo Vergara
La utilización política del terrorGumersindo Lafuente – Zona CríticaLa barbarie terrorista apenas nos da respiro. Vivimos desde hace años en una especie de tercera guerra mundial no declarada en la que el islamismo …
El típico artículo de después de un atentadoIsaac Rosa – Zona CríticaAsombra lo rápido que en Europa hemos desarrollado una rutina para convivir con el terrorismo, qué pocos atentados han hecho falta.
Menos minutos de silencio y más atajar las causasRosa María Artal – Zona CríticaCada vez que se produce un acto de barbarie terrorista, sabemos que a la imagen de la muerte, destrucción y sufrimiento, seguirá una parafernalia agobiante que precisa análisis y denuncia. Nos duele, sin necesidad de ayudas políticas y mediáticas que lo incrementen.
Lo peor no es el terrorismo, sino nuestra reacción a élSimon Jenkins – theguardianPolíticos paranoicos, periodistas emocionados… los reclutadores del ISIS estarán maravillados por cómo hemos respondido a su atrocidad en Bruselas.
Desarrolla tu alter egoBegoña Huertas – Zona CríticaTras los atentados de las torres gemelas en Nueva York el 11s, el psiquiatra Luis Rojas Marcos diagnosticó una especie de depresión colectiva. …
Masacres y olvidos: por qué hoy tenemos que hablar de Yemen(Des)igualdadLa mitad de la población de Yemen, 21,2 millones de habitantes, está afectada por un conflicto que cumple hoy un año. Más de 14 millones de personas se encuentran en situación de inseguridad alimentaria. La Comunidad Internacional debe movilizarse para lograr un alto el fuego inmediato y permanente, así como garantizar el acceso de la población civil a alimentos, combustible y suministros médicos.
Crímenes terroristas desde la marginalidad del odioJosé Antonio Pérez Tapias – Tribuna AbiertaLa marginalidad real de jóvenes a los que no llegan los mecanismos de integración de la democracia acaba provocando reacciones violentas.
La convulsa China de Xi JinpingAlternativas EconómicasConvertido en el dirigente más poderoso desde Mao Zedong, el presidente impone los cambios desde arriba.

Publicado por lukymalaga en 11:24 Lucha de clases y transición ecosocial https://vientosur.info/lucha-de-clases-y-transicion-ecosocial/AH.¡¡ ¡¡hoLA¡> ¡LA NATURALEZA NO ES TAN “SABIA” VA A SU BOLA DE KAOS KAÓTIKUS Y SU VIDA ES LA VIDA>>”¡¡EL H-H., SAPIENSX3, ES UN <<– SAPO¡Lmm/ lukyrh.b/s.com -Secretario de As. I.S.M.A.- LukyMÁ. 29006-Alboranences ¡¡ Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest

No hay comentarios:


Lucha de clases y transición ecosocial https://vientosur.info/lucha-de-clases-y-transicion-ecosocial/AH.¡¡ ¡¡hoLA¡> ¡LA NATURALEZA NO ES TAN “SABIA” VA A SU BOLA DE KAOS KAÓTIKUS Y SU VIDA ES LA VIDA>>”¡¡EL H-H., SAPIENSX3, ES UN <<– SAPO¡Lmm/ lukyrh.b/s.com -Secretario de As. I.S.M.A.- LukyMÁ. 29006-Alboranences ¡¡ (( H-H >> : HOMBRE-HEMBRA )).

Publicar un comentario : 

La Rubia Rubia

Facebook/LAURA M. RIOS 31 ¡¡.


La Rubia Rubia | Facebook ¡¡,… — : Lucha de clases y transición ecosocial https://vientosur.info/lucha-de-clases-y-transicion-ecosocial/AH.¡¡ ¡¡hoLA¡> ¡LA NATURALEZA NO ES TAN “SABIA” VA A SU BOLA DE KAOS KAÓTIKUS Y SU VIDA ES LA VIDA>>”¡¡EL H-H., SAPIENSX3, ES UN <<– SAPO¡Lmm/ lukyrh.b/s.com -Secretario de As. I.S.M.A.- LukyMÁ. 29006-Alboranences ¡¡ (( H-H >> : HOMBRE-HEMBRA )).

 Facebook/LAURA M. RIOS 31 ¡¡. – 


ENTREVISTA A ANDREAS MALM

Lucha de clases y transición ecosocial

JAIME VINDEL | ALEJANDRO PEDREGAL

18 MARZO 2021

Lucha de clases y transición ecosocial https://vientosur.info/lucha-de-clases-y-transicion-ecosocial/AH.¡¡ ¡¡hoLA¡> ¡LA NATURALEZA NO ES TAN “SABIA” VA A SU BOLA DE KAOS KAÓTIKUS Y SU VIDA ES LA VIDA>>”¡¡EL H-H., SAPIENSX3, ES UN <<– SAPO¡Lmm/ lukyrh.b/s.com -Secretario de As. I.S.M.A.- LukyMÁ. 29006-Alboranences ¡¡ (( H-H >> : HOMBRE-HEMBRA )).

Lucha de clases y transición ecosocial – Viento Sur // :

En la siguiente entrevista, el académico y activista ecomarxista Andreas Malm aborda algunas de las principales tesis de sus publicaciones recientes en torno al capitalismo fósil, la crisis ecológica y la pandemia global. Con Capital fósil. El auge del vapor y las raíces del calentamiento global, publicado en castellano en 2020 por Capitán Swing y traducido por Emilio Ayllón Rull, Malm revolucionó el debate sobre la crisis climática al señalar su vínculo histórico con el establecimiento de un nuevo régimen de producción durante el primer capitalismo industrial. Según Malm, una serie de transformaciones hicieron que este pasara a depender del carbón como fuente primaria de energía, de la explotación intensiva por unidad de tiempo de la fuerza de trabajo, de la creación de un ejército de reserva que presionara a la baja los salarios, de un despliegue tecnológico que aplacara la combatividad social, de la fractura metabólica entre el campo y la ciudad, y de las dinámicas extractivistas del imperialismo energético.

Retomando en clave ecológica los planteamientos del marxismo político, donde las mutaciones de la historia social aparecen como consecuencia de las transformaciones en las relaciones de producción –y no del desarrollo de las fuerzas productivas, según plantea el determinismo tecnológico, también en su variante marxista–, Malm hace aflorar a la superficie el íntimo vínculo que subyace entre el calentamiento global y la lucha de clases. Más recientemente, Malm también ha explorado el modo en que la reconversión neoliberal del capitalismo fósil está acompañando la emergencia de opciones de extrema derecha en diferentes partes del mundo, cuyo impulso de un nuevo nacionalismo blanco prefigura una gestión ecofascista de la crisis y del posible colapso ecosocial. Sus reflexiones en este sentido aparecerán próximamente en el volumen que ha escrito con The Zetkin Collective, White Skin, Black Fuel: On the Danger of Fossil Fascism, y que será publicado en inglés por Verso. Por último, y a raíz de su libro El murciélago y el capital. Coronavirus, cambio climático y guerra social, publicado en castellano por Errata Naturae, con traducción de Miguel Ros González, Malm repasa en la entrevista una serie de valoraciones sobre la irrupción de la pandemia de la covid-19 en el contexto del desfondamiento ecológico del planeta, así como su apuesta por una recuperación del leninismo en clave ecologista, en la que los aspectos estratégicos de la toma y el uso del poder político vuelven a cobrar una importancia fundamental para la izquierda.

Jaime Vindel y Alejandro Pedregal: En Capital fósil argumentas que el calentamiento global representa un desafío para los historiadores. ¿Qué tipo de desafío es ese? Y desde el ámbito del materialismo histórico, ¿cómo podemos leer ese reto en relación con la disputa entre el capital y el trabajo?

Andreas Malm: El calentamiento global extiende su influencia sobre (al menos) dos siglos de historia: todo ese carbón, petróleo y gas, todos estos coches, aviones y centrales eléctricas, todo el desarrollo capitalista basado en los combustibles fósiles (dejando aquí al margen el paréntesis soviético no capitalista) no tenían un significado evidente hasta hace poco. Solo ahora sabemos lo que realmente significaba usar la energía de esa manera. Esto debería llevar a los historiadores a volver sobre estos dos últimos siglos con una nueva mirada. Y eso está sucediendo: existe un floreciente campo de investigación que vuelve a indagar sobre los acontecimientos a la luz de la crisis climática. Un libro del que acabo de tener noticia es The Whites are Enemies of Heaven. Climate Caucasianism and Asian Ecological Protection, de Mark W. Driscoll (Duke University Press, 2020), que se centra en las Guerras del Opio como un momento clave en el surgimiento de la economía fósil o del Antropoceno, por emplear el término que utiliza el autor. Para los historiadores comprometidos con el materialismo histórico, el desafío, supongo, es estudiar el desarrollo de la crisis climática –y la crisis ecológica en general– a través de la lucha de clases. Yo mismo estoy actualmente inmerso en un gran proyecto que lleva esta cuestión más atrás en el tiempo, a un nivel más general, discutiendo cómo se ha relacionado la dominación de la naturaleza con la explotación de la mano de obra, desde las primeras sociedades clasistas (me preocupa el antiguo Egipto) en adelante. ¡Este proyecto corre el riesgo de crecer de manera absurdamente inabarcable! Lo dejo aquí, solo para decir que la profundización de la crisis climática está llevando a todo tipo de historiadores a interrogar al pasado con nuevas preguntas. Por resumir: ¿cómo nos vimos atrapados en este lío? ¿Qué nos trajo hasta aquí? ¿Es algo innato e intrínseco a la humanidad, una disposición de la especie como tal, o lo que nos ha empujado hacia el colapso climático es una configuración histórica específica y una estructura social concreta? Ya que estoy interesado en las sociedades clasistas precapitalistas, me gustaría advertir contra la opinión de que todo es culpa del capitalismo. Aunque, por otra parte, insisto en el carácter excepcional de la dominación compulsiva y destructiva de la naturaleza bajo las relaciones de propiedad capitalistas.

J. V. y A. P.: El libro disputa tanto el paradigma ricardiano-malthusiano como el determinismo de la fuerzas productivas, este último enfoque adoptado por ciertas tendencias dentro del marxismo. ¿Cuáles son los problemas de esos análisis y qué significan en términos del modo en que entendemos el desarrollo del calentamiento global? ¿Cómo afecta esta crítica al debate dentro del propio marxismo y del ecosocialismo en general?

A. M.: El núcleo de Capital fósil es una investigación sobre un cambio histórico muy específico: el tránsito de la energía hidráulica a la energía de vapor en la industria algodonera británica, la punta de lanza de la Revolución industrial. En relación con esa transformación particular, ni el paradigma ricardiano-malthusiano ni el determinismo de las fuerzas productivas pueden sobrevivir a una confrontación con los datos empíricos básicos. El primero dice que las fuentes de energía tradicionales no fósiles –el agua, en el caso de la industria– se agotaron y se encarecieron. Pero, en realidad, el agua era abundante y más barata durante toda la transición. El determinismo de las fuerzas productivas es la vieja idea de que “el molino de vapor te da el capitalista industrial”, que son los diferentes tipos de tecnología los que introducen las relaciones de propiedad correspondientes; un punto de vista que representó la ortodoxia en el movimiento comunista (con algunos disidentes) hasta el decenio de 1970. Pero las relaciones de propiedad capitalistas precedieron a la adopción de la energía de vapor y la causaron. El capital nos dio el vapor, no al revés.

Las relaciones de propiedad capitalistas precedieron a la adopción de la energía de vapor 
y la causaron

Ahora bien, estos dos errores no son meramente de importancia historiográfica. El paradigma ricardiano-malthusiano reaparece con la expectativa de que una vez que la energía solar y la eólica se abaraten, habrá una transición desde los combustibles fósiles a estas energías renovables. Sin embargo, ya son más baratas –sobre todo la solar, que en muchas partes del mundo puede generar ahora la electricidad más barata que se haya visto en la historia–, y aun así no estamos viendo una sustitución de los combustibles fósiles por las energías renovables. Por el contrario, el mismo hecho de que las energías renovables sean baratas –debido a su disponibilidad y a no depender de mano de obra (los humanos no tienen que trabajar para que el sol brille, pero sí para que el carbón o el petróleo salgan de la tierra)– es una maldición bajo las relaciones de propiedad capitalistas porque los precios mínimos significan pequeños beneficios. Y el capital se orienta hacia los mayores beneficios. De ahí la tendencia de los últimos años –y no está claro cómo se verá afectada por la pandemia– a que más inversiones fluyan hacia los combustibles fósiles.

La transición actual tampoco dependerá del precio de la energía. Y no se producirá por algún tipo de cohete tecnológico que despegue y traslade a todo el mundo a otro planeta. La transición –si tal cosa sucede alguna vez– será política en su raíz. En otras palabras: presupone, en primer lugar, un cambio en las relaciones de propiedad, una derrota del capital fósil. Más específicamente, el capital que se beneficia directamente de los combustibles fósiles tendrá que ser expulsado del negocio para siempre. Esto no sucederá porque la energía solar y la eólica se vuelvan ridículamente baratas, ni porque las tecnologías para captar estas fuentes de energía sean fantásticamente eficientes. Solo podrá suceder a través de la lucha política.

J. V. y A. P.: Capital fósil redefine desde la perspectiva del marxismo político y ecológico la interpretación de la modernidad industrial, enfatizando el vínculo entre los combustibles fósiles y la lucha de clases. ¿Cómo se relaciona esta contribución con la confluencia actual de intereses entre las nuevas derechas y el capital fósil?

A. M.: Debo decir que, en retrospectiva, cinco años después de que apareciera Capital fósil, creo que una de las debilidades del libro es que se centra en el lado de la demanda: por qué los capitalistas compraron combustibles fósiles en el siglo XIX y por qué lo siguen haciendo hoy en día. Aborda mucho menos el lado de la oferta: las empresas que venden combustibles fósiles (o capital fósil primitivo, como lo llamo en el libro). La razón de este sesgo es que los proveedores tuvieron muy poco o ningún papel en el tránsito del agua al vapor. Los propietarios de las minas de carbón respondieron más bien pasivamente a la demanda, hasta donde pude deducir de mi investigación. Pero el lado de la oferta es absolutamente central ahora. Gran parte del movimiento climático –incluido un grupo como Ende Gelände en Alemania, con el que me identifico– ha apuntado a los proveedores frontalmente, por una muy buena razón: el interés más concentrado en mantener el status quo proviene de los capitalistas que producen petróleo, carbón y gas. También hemos visto en los últimos años lo agresiva que puede ser esta fracción de clase en la promoción de las fuerzas nacionalistas blancas que eliminan cualquier límite a la producción de combustibles fósiles. Esta fue la esencia de la era Trump, pero se ha visto algo similar en países tan dispares como Brasil, Noruega o Polonia. Sobre este tema voy a publicar un extenso libro titulado White Skin, Black Fuel: On the Danger of Fossil Fascism, escrito con The Zetkin Collective, que aparecerá en inglés durante el mes de mayo.

J. V. y A. P.: En los capítulos finales de Capital fósil estableces un cierto paralelismo entre la Manchester victoriana y la China contemporánea, como chimeneas del mundo de entonces y de ahora. Hasta cierto punto, el contexto chino te sirve para rastrear la durabilidad de la economía fósil en el mundo actual. ¿Cuál es la composición del capital fósil contemporáneo y la tendencia que sigue? Considerando los poderosos intereses detrás de él, ¿qué medidas políticas podrían llevar a desafiar el poder de sus corporaciones y cuáles son las posibilidades reales de pensar en un futuro fuera del capital fósil?

A. M.: La avanzadilla del capital fósil, por así decirlo, son los capitalistas cuyo modelo de negocio es obtener beneficios de la producción de combustibles fósiles. No podemos tener algo así por más tiempo. Y lo saben: saben que su existencia como capitalistas que se benefician del petróleo, el gas y el carbón está en juego. ¿Qué medidas políticas podrían desafiar su poder? Entre todos los países, Dinamarca ha ofrecido recientemente una indicación. El gobierno socialdemócrata danés ha decidido poner fin a todas las nuevas licencias de exploración y producción de petróleo y gas en su parte del Mar del Norte. Después del Brexit, Dinamarca es el mayor productor de petróleo y gas de la Unión Europea (medido por la cantidad de petróleo y gas extraído en el territorio nacional de un Estado miembro). Por lo tanto, es muy significativo que el gobierno danés haya resuelto cerrar definitivamente esta industria. La decisión es el resultado de las elecciones climáticas en Dinamarca en 2019, celebradas bajo el impacto de la ola de huelgas climáticas (que fueron bastante grandes allí) y del verano extremadamente caluroso y seco de 2018. El gobierno tenía el mandato popular de hacer las cosas de manera diferente y, en este aspecto particular, ha cumplido. Sin embargo, la decisión no es exactamente revolucionaria: se permitirá que los pozos de petróleo y gas que ya están en funcionamiento continúen hasta que se agoten, dentro de unas tres décadas. Y los inversores se mostraron de todos modos tibios con respecto a las nuevas licencias, debido a la pandemia. Además, poner un límite a los nuevos pozos es realmente una exigencia mínima; debería haberse hecho hace décadas. Sin embargo, tal como está el mundo, con la implacable normalidad que sigue avanzando año tras año, resulta ser algo extraordinario: un Estado traza una línea y dice a los capitalistas que se acabó, no esperéis poder invertir nunca más en yacimientos de petróleo y gas nuevos en nuestro territorio. Esa es una especie de medida política que comienza a desafiar el poder del capital fósil primitivo. El siguiente paso, por supuesto, es decirles a los mismos capitalistas: hoy es el último día en que pueden bombear petróleo y gas y extraer carbón. No solo el fin de las licencias y los permisos, sino el fin de la producción real, ahora: un freno inmediato y un cambio de toda la economía hacia las energías renovables.

¿Se puede realmente intervenir tan radicalmente en los mercados y las propiedades privadas? Los confinamientos durante la covid-19 sugieren que, en realidad, sí se puede. Incluso es posible nacionalizar empresas, y esta, creo, debería ser una exigencia central: hacerse cargo de todas las empresas privadas de combustibles fósiles, ponerlas en propiedad pública y convertirlas en entidades para la extracción de CO2, en lugar de emitir más. Y para las empresas que ya son propiedad del Estado, en países que van desde Noruega hasta China, la exigencia debería estar en cambiar la función de las entidades de ese mismo modo. Obviamente, esto también implica transformaciones masivas en el consumo de energía, y para países sin productores importantes de combustibles fósiles, como Suecia o España, la transición pivotará en ese ámbito. En mi país son el transporte y la industria pesada (acero, en particular) y la agricultura los que deben cambiar rápidamente y de forma integral. Pero ya sea en el lado de la demanda o en el de la oferta, tendrá que haber intervenciones de gran alcance sobre el estado normal de las cosas en los mercados y en la propiedad privada. Y si algo bueno puede salir de esta pandemia, es la percepción, que debería ya estar generalizada entre la gente, de que el Estado puede de hecho cerrar cualquier negocio que quiera. Es solo una cuestión de ejercer el poder sobre el capital.

J. V. y A. P.: En varios pasajes del libro, y otros textos tuyos, ofreces una visión esperanzadora del desempeño de las llamadas alternativas renovables, en términos de energía neta, al tiempo que relativizas los problemas relacionados con los picos de los combustibles fósiles y otros minerales imprescindibles para la implementación de infraestructuras renovables. Esta es una cuestión que, por ejemplo, marca una parte importante del debate ecológico sobre la transición en España. ¿Qué capacidad le adjudicas a las llamadas alternativas renovables para impulsar una transición ecosocial? ¿Qué modelos de transición o ruptura se podrían seguir? ¿Y qué pueden hacer los movimientos populares al respecto?

Tendrá que haber intervenciones de gran alcance sobre el estado normal de las cosas en los mercados y en la propiedad privada

A. M.: Muy brevemente: por supuesto, soy consciente de los problemas medioambientales que conllevan los materiales necesarios para la energía renovable. El litio en Bolivia y demás… Por graves que sean estos problemas, no se pueden equiparar con los del consumo de combustibles fósiles. El genocidio y el hurto son delitos, pero no se puede decir que uno sea igual de malo que el otro. Me opongo firmemente a la tendencia que se puede encontrar en los márgenes del ecologismo, especialmente en la reciente película de Michael Moore, de descartar las renovables por ser destructoras de la naturaleza. Tenemos que producir y consumir energía; de hecho, algunas personas en el mundo necesitan mucha más, por ejemplo, los 300 millones de personas sin acceso a electricidad en la India. Y, por otro lado, las limitaciones ambientales de las energías renovables deben tomarse en serio, razón por la cual también me opongo a ideas como el comunismo de lujo totalmente automatizado que visualizan un suministro interminable, una cornucopia de energía una vez que se haya producido el cambio a las energías renovables.

Soy de la opinión de que debería reducirse el consumo total de energía en los países capitalistas avanzados, pero con diferenciaciones: es decir, debería reducirse drásticamente el consumo de energía de los ricos. No funcionará, por ejemplo, mantener los niveles de consumo de energía de los más ricos (y continuar expandiéndolo) y simplemente electrificar y conectar todos a la energía renovable. Tenemos que conducir menos, no conducir solo coches eléctricos, y algunas personas tienen que conducir mucho menos. Una economía mundial totalmente electrificada y renovable causaría estragos en los ecosistemas si el consumo de energía continúa aumentando y la producción material acelerándose. Así pues, una transición significa pasar de los combustibles fósiles a las energías renovables. Pero también significa recortar el consumo de energía más atroz y alejarse de un modelo de expansión constante; que es, por supuesto, el corazón mismo del modo de producción capitalista. Los movimientos populares son los únicos que pueden impulsar esto. Las clases dominantes no renunciarán a los combustibles fósiles por su propia voluntad espontánea, ni se movilizarán para limitar el consumo de energía en general. Pero estas exigencias son perfectamente compatibles con las exigencias de clase desde abajo, en la medida en que permiten un mayor consumo de energía entre los más necesitados. La idea de justicia energética es central aquí.

La pandemia hasta ahora no ha inspirado ningún movimiento ambiental; una tragedia histórica

J. V. y A. P.: En tu análisis de la crisis del coronavirus, El murciélago y el capital. Coronavirus, cambio climático y guerra social, estableces una serie de diferencias entre la forma en que el poder político ha afrontado sus consecuencias y la falta de acción en relación con el calentamiento global. ¿Cuáles son las posibilidades que, desde el punto de vista de la revolución ecocomunista que defiendes, pueden representar este tipo de hechos críticos, particularmente cuando esta situación de emergencia parece volverse crónica?

A. M.: Lo único que podemos saber sobre los próximos años es que habrá más crisis: más e inevitablemente peores eventos climáticos extremos; más y posiblemente peores pandemias; más síntomas de la crisis ecológica general, sistemas naturales enteros tambaleándose al borde de caer, y así sucesivamente. Cada vez que irrumpe una crisis como esta, el desafío para las fuerzas progresistas es convertirla en una crisis para los causantes de ella. Es decir, transformar el sufrimiento y el dolor para focalizar las causas del desastre. ¡Aquí no habrá escasez de oportunidades! Si al verano extremo de 2018 siguió una ola de activismo climático en Europa, la pandemia hasta ahora no ha inspirado ningún movimiento ambiental; una tragedia histórica. Tenemos que aprender a golpear mientras el hierro está caliente. Si fallamos terriblemente con la covid-19, como al menos ha ocurrido hasta ahora, tenemos que pensar, aprender y reunir nuestras fuerzas y prepararnos para la siguiente ronda, porque está cerca. El persistente fracaso en convertir momentos de crisis aguda en crisis profundas para los causantes de estas significa estar condenados a sufrir cada vez más sufrimiento y dolor. Hasta donde yo entiendo, no hay forma de evitar esa lógica.

J. V. y A. P.: Efectivamente, la capacidad demostrada por los gobiernos para frenar parcialmente la dinámica corporativa dominante, al menos durante los meses pico de muertes e infecciones, contrasta con la parálisis de los movimientos sociales (y del movimiento climático en particular), como hemos experimentado por ejemplo en España. ¿Qué estrategias políticas podríamos implementar para reducir la brecha entre la posición subjetiva de las masas populares y el comunismo de guerra que evocas en el ensayo final de tu libro, cuando planteas una analogía entre las consecuencias de las crisis ecológicas y la guerra civil que sucedió a la Revolución bolchevique? ¿No representa este tema una provocación leninista que subestima la consistencia actual de Estados y sociedades civiles en diferentes partes del mundo, que no pueden asimilarse a la Rusia zarista?

A. M.: Por supuesto, cualquier analogía con la situación rusa es parcial y limitada, toda apropiación del leninismo hoy es selectiva. Vivimos en un momento político diferente al de los bolcheviques. Pero algunas cosas fundamentales se mantienen: el poder abrumador del capital, su destructividad y tendencia a producir catástrofes, la necesidad de enfrentarse a lo primero si se quiere acabar con lo segundo, y mucho más. Los argumentos en torno al leninismo ecológico y el comunismo de guerra son esbozos generales. Planeo volver a ellos e intentar elaborar y llenar algunos vacíos en un futuro próximo. Lo que es inspirador aquí es que estoy lejos de ser el único que piensa en esta línea: personas como Derek Wall, Jodi Dean y Kai Heron han asumido recientemente la idea de una orientación leninista para el movimiento climático, con diferentes énfasis. Confío en que habrá un diálogo en este sentido en los próximos años. Cuando la cuestión que plantea la historia es la de destruir el poder del capital para detener la destrucción de la humanidad, no podemos prescindir de Lenin. Su fantasma estará con nosotros hasta que encontremos un camino.

Jaime Vindel es profesor de Historia del Arte en la Universidad Complutense de Madrid
Alejandro Pedregal es profesor en la Universidad Aalto, Finlandia,…¡¡.

leninismo ecológico – Bing // : — ¡¡… 

– Guardarokchicas.com5 Beneficios que no conocías de la exfoliación; la volverás parte de tu rutina de bellezaEsas líneas delgadas que aparecen, los puntos negros y manchas en la piel no van a durar para siempre. Tenemos algunas soluciones que pueden ayudarte a cuidarte de los daños producidos por el…MásOkChicas2,7mill. seguidoresSeguirFotosComentarios¿Has probado este Pin?Añade una foto para mostrar cómo ha idoAñadir una fotoLlucia cabral ha guardado en S U M M E R

El leninismoecológico es una orientación estratégica que, posiblemente, puede armarnos para las próximas fases de esta emergencia crónica. El principio clave es tratar de transformar cada brote concentrado de un síntoma de la crisis ecológica (una pandemia, un evento climático extremo) en una crisis para los impulsores de los desastres.

ABORDAR LA ESCASEZ DE AGUA REQUIERE UNA REDISTRIBUCIÓN …

nuevatribuna.publico.es/articulo/sostenibilidad/abordar-escasez-agua-requiere-redi…¿Te ha resultado útil?

ECO-TIRANOS: SOLO EL ‘LENINISMO ECOLÓGICO’ PUEDE DETENER …

https://es.technocracy.news/tiranos-ecológicos-solo-el-leninismo&#8230;

4/6/2021 · Eco-tiranos: solo el ‘leninismo ecológico’ puede detener el calentamiento global Discurso de Lenin en la estación de Finlandia, Petrogrado, 1917, por Nicolai Babasiouk, 1960. Publicado por: Thomas Williams a través de Breitbart 16 de junio de 2020

«NECESITAMOS UN LENINISMO ECOLÓGICO» – JACOBIN AMÉRICA LATINA

https://jacobinlat.com/2021/01/04/para-detener-el-cambio-climatico&#8230;

4/1/2021 · Toda la dirección estratégica de Lenin después de 1914 consistió en hacer de la Primera Guerra Mundial un golpe fatal contra el capitalismo. Esta es precisamente la misma orientación estratégica que debemos adoptar hoy. Y esto es justamente lo que yo denomino un leninismo ecológico.

PANDEMIAS, CRISIS CLIMÁTICA Y LENINISMO ECOLÓGICO. DEBATE …

http://www.izquierdadiario.es/Pandemias-crisis-climatica-y-leninismo&#8230;

Si esta referencia a Lenin no es nueva en Malm, La Chauve-souris y el capital, en cambio, es la ocasión para desarrollar lo que él entiende por “leninismo ecológico”. Fundamentalmente, el leninismo para él sería una tensión de no reducir la estrategia a soluciones puntuales y parciales sino al contrario, es buscar las vías a una transición ecológica global y radical.

PANDEMIAS, CRISIS CLIMÁTICA Y LENINISMO ECOLÓGICO: DEBATE …

http://www.izquierdadiario.es/Pandemias-crisis-climatica-y-leninismo&#8230;

6/12/2020 · Si esta referencia a Lenin no es nueva en Malm, La Chauve-souris et le capital, en cambio, es la ocasión para desarrollar lo que él entiende por “leninismo ecológico”. Fundamentalmente, el leninismo para él sería una tensión de no reducir la estrategia a soluciones puntuales y parciales sino al contrario, es buscar las vías a una transición ecológica global y radical.

EL PLAN DE LOS SOCIALISTAS PARA EL «LENINISMO ECOLÓGICO …

https://mises.org/es/wire/el-plan-de-los-socialistas-para-el-leninismo-ecologico

15/12/2020 · Independientemente de si el problema se ataca desde el lado de la oferta o de la demanda, la carrera hacia cero [emisiones de carbono] tendría que coordinarse a través de medidas de control—racionando, reasignando, requisando, sancionando, ordenando… el leninismo ecológico salta a la vista en cualquier oportunidad para… romper con el «business-as-usual» tan bruscamente como sea …

“PARA FRENAR EL CAMBIO CLIMÁTICO, NECESITAMOS UN LENINISMO …

https://vientosur.info/Para-frenar-el-cambio-climatico-necesitamos-un&#8230;

4/7/2020 · La destrucción de bosques para la tala, agricultura, minería y construcción de carreteras, genera nuevos contextos de contacto entre humanos y hábitats salvajes. A través de estas experiencias, los patógenos animales pueden mutar y dar el salto a la población humana en un proceso conocido como derrame zoonótico.

ABORDAR LA ESCASEZ DE AGUA REQUIERE UNA REDISTRIBUCIÓN …

https://nuevatribuna.publico.es/articulo/sostenibilidad/abordar&#8230;

El leninismo ecológico es una orientación estratégica que, posiblemente, puede armarnos para las próximas fases de esta emergencia crónica. El principio clave es tratar de transformar cada brote…

“SOY UN MARXISTA ECOLÓGICO”: ENTREVISTA CON EL AUTOR …

https://laruedasuelta.com/si-la-extrema-derecha-esta-en-el-poder-la&#8230;

2) el leninismo ecológico acepta que el Estado debe ser un actor central en una transición hacia una economía que no destruya sistemáticamente el planeta. Esto se distingue del anarquismo y las corrientes cercanas a él.

ANDREAS MALM: “PARA DETENER EL CAMBIO CLIMÁTICO …

https://www.lahaine.org/mundo.php/andreas-malm-para-detener-el

22/6/2020 · En el libro habla de “leninismo ecológico». ¿ Que quieres decir con ese término? El capitalismo tiene que ser combatido para que se produzca una verdadera transición ecológica. El problema está en que la socialdemocracia no tiene un concepto de revolución, sus políticas se basan en la premisa opuesta.

MARXISMO Y ECOLOGISMO: MANUEL SACRISTÁN, UN PRECURSOR MÁS …

https://jacobinlat.com/2021/05/22/marxismo-y-ecologismo-manuel&#8230;

22/5/2021

Pandemias, crisis climática y leninismo ecológico: debate con Andreas Malm (izquierdadiario.es)

El año 2020, a punto de terminarse, actúa como un potente recordatorio: La urgencia ecológica no se conjuga ya en futuro. Como nos muestra la crisis mundial, tanto sanitaria, como social y climática en la que nos encontramos ahora mismo. Para confrontar la futura catástrofe que se nos viene encima y elaborar los mecanismos para abordarla, Andreas Malm nos invita a retomar los hilos del pensamiento estratégico. En este artículo debatimos con su concepción de un “leninismo ecológico”.

Andreas Malm es profesor de geografía humana en la Universidad de Lund en Suecia y militante ecologista. Autor de numerosas obras estos últimos años, busca articular la cuestión ecológica y el marxismo. Acaba de publicar La Chauve-souris et le capital. Strategie pour une urgence chronique, en la editorial La Fabrique.          Estrategia para una emergencia crónica.  Escrito durante la primera ola en abril de 2020,                                                                                                                                                La Chauve-souris et le capital es un intento de entender el carácter singular de la crisis mundial provocada por la pandemia del Covid-19. Tomando como excusa la dimensión “espectacular” de la crisis, los discursos oficiales han buscado convertirla en un accidente: “La crisis del coronavirus irrumpió de inmediato con la promesa de un retorno a la normalidad, y esta promesa era creíble, por una vez, ya que la enfermedad parecía más ajena al sistema, que por ejemplo la caída de un fondo de inversión. El virus fue el choque exógeno por excelencia”. Al contrario de la idea de que la crisis actual sería un paréntesis del que podremos salir a corto plazo, Andreas Malm defiende la tesis de que “volver a la normalidad” es imposible. La recepción de esta idea en Europa, unas semanas después de otro confinamiento y en plena crisis económica y social a nivel mundial, parecen confirmar su diagnóstico.

Las dos primeras partes de su libro (“Corona y clima” y “Urgencia crónica”) son una exposición sintética pero convincente de la responsabilidad del modo de producción capitalistas en la aparición y desarrollo de nuevas pandemias. Desde la aparición del virus, numerosos epidemiólogos han señalado la responsabilidad del murciélago (y/o del pangolín) en la transmisión de agentes patógenos responsables del SRAS-COVID 2 en seres humanos. Malm retoma brevemente las razones por las cuales los murciélagos (o quirópteros) representar particularmente un importante vector de agentes patógenos. Sus características singulares han hecho que los murciélagos hayan sido ya responsables de la transmisión de otras epidemias en el pasado (Virus Nipah, probablemente el Ebola, el SRAS-1…), y que son un eslabón decisivo en la transmisión del SRAS-Covid 2. Si estos mecanismos de “desbordamientos zoonóticos” (zoonosis) existían ya ignorados por la mayoría, estos escenarios ya estaban previstos en el mundo científico, hasta el punto de que según Malm: “Si hay un sentimiento que no ha sacudido a los científicos que trabajaban el desbordamiento zoonótico cuando el Covid-19 ha iniciado su despegue, ha sido la sorpresa. Los murciélagos provocarán una pandemia, no es más que una cuestión de tiempo, concluía un equipo en 2018″.

En general las demostraciones científicas se detienen en este punto y el murciélago se convierte en “el culpable N.º 1” de la pandemia Covid-19. Pero Andreas Malm se propone remontar la cadena de transmisión más arriba para poner a la luz los factores que favorecen la zoonosis y demostrar que no tiene nada de “natural” ni “accidental”: “Es lógico afirmar que nuevas enfermedades extrañas surgen del mundo salvaje; es precisamente más allá del territorio humano donde residen patógenos desconocidos. Pero ese mundo podría dejarse tranquilo. Si la economía movida por el ser humano no pasara su tiempo asaltándolo, invadiéndolo, cortándolo en pedazos y destruyéndolo con un celo que roza la furia exterminadora, estas cosas no ocurrirían”. Colocando la responsabilidad en las lógicas económicas, el autor señala en especial un procedimiento en concreto: la desforestación.

Nos remontamos por tanto un poco más alto en la cadena de causalidad, a un punto donde los murciélagos aparecen como víctimas y no culpables. Seguimos más allá. “Si la desforestación es el motor del desbordamiento zoonótico en este principio de siglo XXI, hay que preguntarse cual es el motor de la desforestación”. “En este nuevo milenio, es la producción de mercancías la que destruye los bosques tropicales […] cuatro productos: carne, soja, aceite de palma y madera […] representan 4 décimas partes de la desforestación tropical, que se acelera en proporciones espectaculares entre 2000 y 2011”. Detrás de este pillaje organizado de suelos y bosques, encontramos un mismo culpable: el “Capital fósil”, un término utilizado por Andreas Malm para designar una fracción del capital que vive y se beneficia de la extracción de combustibles fósiles. Es decir, son las grandes empresas capitalistas las primeras culpables de la desforestación, de la multiplicación de fenómenos de zoonosis y, por tanto, de la proliferación de nuevas enfermedades mortales para los humanos.

Al final de esta brillante exposición, la hipótesis formulada por Malm de “capital como metavirus y jefe de los parásitos” es persuasiva. Permite establecer una conexión entre la aparición y desarrollo de la pandemia y el agravamiento de la crisis climática: “La extracción de combustible fósil en los bosques tropicales asocia los motores del cambio climático y los del desbordamiento zoonótico en un mismo bulldozer […] Capital fósil: capital parásito”. Queda extraer las conclusiones lógicas de esta demostración. La primera es que sería ingenuo pensar que los que son el origen del problema son capaces de resolverlo. Andreas Malm recuerda que los capitalistas, es decir quienes se benefician del modo de acumulación capitalista, son incapaces de ver en la naturaleza un valor en sí misma. Esta no tiene más valor que como “espacio de recursos que no han sido todavía sometidos a la ley del valor” (subrayado por nosotros) Y que, debido a esto, la idea de un capitalismo verde es una ilusión. La segunda conclusión es que estas catástrofes (pandemia, cambio climático, pero también las crisis económicas y sociales asociadas a estas) son en realidad intrínsecas a la “normalidad” capitalista. La emergencia no es un paréntesis, sino más bien es “crónica”. En este sentido, el retorno (o más bien mantenimiento) de “la normalidad” que se esfuerzan en prometernos los distintos gobiernos sería en realidad, la manera más segura de condenar el siglo XXI a una nueva “era de catástrofes”.

El diagnóstico formulado por Malm nos puede provocar insomnio. Sin embargo, él no invita al derrotismo: “Este enemigo puede ser mortífero, pero también puede ser abatido”. A condición, continua el autor, de accionar las palancas adecuadas, de huir de todo “fatalismo climático”, verdadera “contradicción performativa” y de sacar a la izquierda radical de su postura esencialmente “curativa” –defensiva podríamos decir– esforzándose, frente a la crisis, a buscar los mejores “cuidados paliativos”. Para esbozar una estrategia a la altura de la crisis actual, Andreas Malm llama a retomar los hilos del pensamiento estratégico, entendido como la búsqueda de soluciones, “de intervenciones eficaces”. Defiende la necesidad de adoptar una postura radical: “Ser radical, en tiempos de emergencia crónica, es afrontar las catástrofes actuales en su raíz ecológica”. Si en esta búsqueda el socialismo (entendido en el sentido de la tradición teórica y política del marxismo) constituye para el autor un “banco de grano para la emergencia crónica”, es porque ha mostrado en el pasado que era una brújula efectiva para pensar e intervenir en situaciones de crisis capitalista.

Leninismo y Estado burgués

“Hemos hablado mucho de marxismo ecológico estos últimos años pero con la emergencia crónica que se avecina, es el momento de ensayar el leninismo ecológico”. En L’Anthrpocène contre l’histoire, Andreas Malm habla de la necesidad de pensar un programa de urgencia ecológica inspirándose en la acción de los bolcheviques en 1917. En 2017, en una intervención en la conferencia “Pensar la emancipación” en Paris, trata una vez más de rehabilitar la unión de Lenin a la “naturaleza salvaje” y su conservación. Si esta referencia a Lenin no es nueva en Malm, La Chauve-souris et le capital, en cambio, es la ocasión para desarrollar lo que él entiende por “leninismo ecológico”. Fundamentalmente, el leninismo para él sería una tensión de no reducir la estrategia a soluciones puntuales y parciales sino al contrario, es buscar las vías a una transición ecológica global y radical.

Para imponer una transición ecológica radical al Capital fósil (transición que comenzaría según Malm, por una “nacionalización de las compañías de combustibles fósiles” y su “transformación en equipo de captura directa en el aire (de CO2)” , pero también por una “planificación estricta y global”), una cierta centralización e incluso una coerción serán absolutamente necesarias: “Si hay algo que necesitaremos para tratar las causas de la emergencia crónica, es un cierto grado de coerción”. Sería por supuesto, ingenuo pensar que aquellos que se benefician actualmente del modo de producción capitalista se dejarían pacíficamente convencer de abolir el estado actual de las cosas. Para tomar el control, reorganizar y reconvertir la producción, la existencia de un cierto tipo de Estado aparece innegable. En esta perspectiva renunciar a afrontar “el problema del Estado”, es fundamentalmente, volverse impotente para pensar una transición a escala macro, punto imprescindible para pensar la transición en un marco de urgencia crónica global. Es esto lo que se niegan a comprender las corrientes anarquistas, dice Malm, para quienes, fundamentalmente, “El Estado es un problema, su ausencia la solución”: “para decirlo a través de Lenin, tenemos necesidad (durante un periodo de transición) de un Estado. Es lo que nos distingue de los anarquistas”.

En este paso, la exposición de Malm parece interesante. Es efectivamente ilusorio imaginar acabar con el acaparamiento de las materias primas y los medios de producción por los grupos capitalistas, condición necesaria para acabar con el pillaje de la naturaleza y reorganizar la sociedad, sin necesidad de un cierto periodo de transición. Ya en su época, Karl Marx ridiculizaba a quienes se negaban a usar toda forma de autoridad para la clase obrera en nombre de la “pureza de principios eternos”. Más dudoso, es en cambio, el gesto teórico que lleva a Malm a abandonar la manera con la que Lenin resolvió la cuestión del Estado:

Venimos de exponer como un Estado capitalista es incapaz de tomar estas medidas (de transición ecológica). Y sin embargo, no hay otra forma de Estado disponible. Ningún Estado obrero fundado en los soviets nacerá milagrosamente en una noche. Ningún doble poder de órganos democráticos del proletariado parece materializarse próximamente. Esperar otra forma de Estado sería tanto criminal como una locura y nos tendrá que valer con el lúgubre Estado burgués, atado como siempre a los circuitos del capital. Habrá que ejercer una presión popular sobre él, cambiar la correlación de fuerzas que condensa, contrayendo los aparatos y rompiendo sus amarres para comenzar a moverlo. […] Pero esto nos lleva a abandonar el programa clásico consistente en la destrucción del Estado para construir otro -un aspecto del leninismo que entre otros merece un obituario.

En su célebre texto, El Estado y la revolución, publicado en verano de 1917, Lenin exponía la manera con la que la tradición marxista heredada de Marx y Engels tomaba la cuestión del Estado y las tareas de los revolucionarios, contra ciertas tentativas de “revisión” teóricas en el seno del movimiento obrero. Lenin insiste sobre una idea fundamental: “El Estado es un organismo de dominación de clase, un organismo de opresión de una clase sobre otra […] un “orden” que se legaliza y se afirma sobre esta opresión arbitrando en el conflicto de clases”. Conforme a esta concepción del Estado como instrumento de explotación de la clase oprimida, es irreal imaginar que este podría volverse contra los intereses de la clase a la que responde. Es la perspectiva de una confrontación con este y su destrucción la que es explícitamente defendía por Lenin, recuperando una formula famosa de Marx según la cual: “Todas las revoluciones no han hecho más que perfeccionar la maquinaria del Estado, pero, lo que importa es destruirla”. Esto no quiere decir, por supuesto, que la destrucción del Estado burgués puede ser una consigna independientemente de la situación, pero que los revolucionarios deben trabajar y orientar la acción de las masas en esta perspectiva.

Cómo y con qué reemplazar el Estado burgués, es lo que las experiencias de la Comuna de Paris en 1871 y más tarde, las revoluciones rusas de 1905 y 1917 han tratado de responder. Estas vieron el desarrollo de órganos de lucha independientes de la clase obrera, verdaderas herramientas de clase en vías de insurrección, y que se han llamado históricamente soviets (que significa consejo en ruso). Reelaborada en estos términos por Lenin, la transición revolucionaria toma la forma concreta de un enfrentamiento entre dos tipos de institución que responden a intereses de clase profundamente opuestos. De un lado, el Estado capitalista como instrumento de dominación burguesa y, del otro, los soviets como organismo de los explotados y oprimidos en lucha.

Esta forma particular de lucha es lo que llamamos desde Lenin, la hipótesis de doble poder. Se formula a partir de la experiencia de la Revolución Rusa en un texto de abril de 1917: “Esta dualidad de poder se traduce por la existencia de dos gobiernos: el gobierno principal, original, efectivo, de la burguesía […] que tiene en su mano todos los órganos de poder y un gobierno a su lado, complementario, un gobierno de “control”, representado por los Soviets de diputados obreros y soldados de Petrogrado, que no tienen en sus manos los órganos de poder del Estado, pero que se apoya en la mayoría innegable del pueblo, sobre obreros y soldados en armas”. Por tanto, si Lenin polemiza con la perspectiva de “abolición del Estado” defendida por los anarquistas, no es para esquivar el momento de confrontación y destrucción del Estado burgués, sino para al contrario insistiendo en las ideas de Marx y Engels, de usar, de forma transitoria, una cierta violencia organizada, es decir una cierta forma de Estado (un Estado obrero, que no es verdaderamente un Estado) para destruir la resistencia de la burguesía. Y, es precisamente esta concepción la que rechaza Andreas Malm en su formulación de un leninismo ecológico.

En una curiosa operación teórica de Malm trata de desgajar de la estrategia leninista de uno de sus puntos neurálgicos. En lugar de construir una estrategia dirigida a destruir y reemplazar el Estado burgués, el autor nos invita a “ejercer una presión popular” sobre las instituciones para “forzarlas” a provocar rupturas en la reproducción del orden capitalista… Fórmulas que permanecen ambiguas (no se dice ni como ejercer la presión ni en qué consisten las rupturas en el Estado burgués) y una concepción que recuerda a las que combatía Lenin en vez de a las que defendía.

Para justificar su operación teórica, el autor utiliza fundamentalmente dos puntos argumentativos: el pragmatismo y el escepticismo. Pragmatismo: “Porque hay que trabajar con lo que se tiene”. Escepticismo: “porque es imposible imaginar algo distinto a lo existentes”. Estos “argumentos” que recuerdan a los usados por otros, ayer y hoy en día, para borrar la necesidad de destruir el Estado burgués: “imposibilidad de pensar en el surgimiento de órganos populares”, “legitimidad omnipotente de las instituciones de la democracia burguesa”, “peligro de despotismo”… Argumentos que son presentados como evidencias para evitar a los que los usan de analizarlos rigurosamente. Malm admite voluntariamente si le preguntamos, que su concepción requiere ser precisada. Lo que es más asombroso, es que esta defensa de las instituciones existentes como un horizonte que no podremos superar se plantea en un contexto donde aparecen cada vez más personas que las visualizan como profundamente autoritarias y antidemocráticas. En lugar de aprovechar la situación para radicalizar la desconfianza hacia estas instituciones burguesas, la perspectiva defendida por Malm permite paradójicamente relegitimarlas.

Por otro lado, el escepticismo que guía esta concepción (“ningún doble poder de órganos democráticos del proletariado va a materializarse próximamente”) muestra dos confusiones. La primera, es que no partimos de cero, existen en parte, embriones de democracia obrera en el seno de la democracia burguesa: los sindicatos, por ejemplo. Estos embriones de democracia obrera están, es cierto, cada vez más integrados en el aparato del Estado, y son cada vez más débiles, pero organizan aún hoy ciertos sectores estratégicos de nuestra clase y pueden (y deben) ser reorientados y dirigidos, en independencia del Estado, al servicio de una estrategia revolucionaria. En segundo lugar, esta manera de plantear los problemas de manera abstracta o “fuera de tiempo”, impide ver que, como recuerda sin embargo el propio Andreas Malm, en los momentos de crisis los tiempos políticos se aceleran o “para parafrasear a Lenin, parece que las décadas pasan en pocas semanas, el mundo se mueve deprisa, haciendo todo pronóstico casi imposible”. Además, la crisis mundial y pandemia se desarrollan en un contexto de retorno de la lucha de clases a escala internacional. En definitiva, negarse a abandonar la perspectiva del doble poder no es “cruzarse de brazos esperando que caiga otra forma del Estado del cielo”, lo que sería claramente criminal, pero exige comprender las dinámicas y contradicciones que constituyen una situación para radicalizarlas y orientarlas hacia esta perspectiva. Al riesgo, por otro lado, de reducir el leninismo a simple formula polémica y replegarse hacia una estrategia puramente institucional.

¿Sabotaje o control obrero?

Tomar seriamente la perspectiva estratégica defendida por Andreas Malm exige que nos detengamos en su obra anterior, Comment saboter une pipeline, publicada algunos meses antes en junio de 2020, y que es considerada por el autor mismo como un complemento a La Chauve-souris et le capital. Contrariamente a esta última, centrada en la cuestión del Estado, Comment saboter un pipeline se dedica a discutir con el movimiento ecologista, en particular con Extinction Rebellion, a los que el autor reprocha de encerrarse en un “pacifismo estratégico” impotente. “¿En qué momento pasaremos a la siguiente fase?” les interpela el autor. Movilizando la herencia de luchas pasadas, establece una distinción entre distintos tipos de violencia y demuestra que puede tener un potencial emancipador si se dirige hacia las estructuras de dominación. Para romper con el inflexible “businnes-as-usual, que provoca cada vez mayores emisiones contaminantes, eliminando toda esperanza de reducción” Malm defiende la perspectiva del sabotaje de dispositivos de emisión de CO2 (“anunciar e imponer la prohibición, dañar y destruir los nuevos dispositivos”) como táctica preferente. Es, por tanto, esta centralidad dada a la táctica del sabotaje la que da título a la obra, que se presenta como un manual, teórico y práctico, destinado a “militantes del clima radicales”. Todo compartiendo la posibilidad y necesidad de “diversidad y pluralidad de tácticas” defendida por el autor, la eficacia del sabotaje como táctica preferente nos parece dudosa.

La primera pregunta que tenemos que hacernos es: ¿sabotear el qué? ¿Cuáles son los dispositivos de emisión de CO2 que hay que destruir antes? ¿Hay que centrarse en “el consumo de particulares” o en “la producción de combustibles fósiles”? “un poco de ambas”, sin duda, para el autor, para quien “el consumo es buena parte del problema, en particular el consumo de los ricos” Malm tiene razón al hablar de una “capacidad desigual para contaminar”, según la fórmula de Dario Kenner, en la cual los ricos tienen una mayor responsabilidad: en algunas cifras demuestra que es falso que sea una “humanidad” homogénea la que tiene la responsabilidad de la crisis climática. Pero, al no responder a la pregunta (¿hay que tomar los bienes de consumo o los de producción?) su exposición fracasa en su intento de señalar la responsabilidad de las empresas capitalistas en su rechazo a detener las emisiones contaminantes que destruyen el planeta.

Tomando el ejemplo de Francia, la empresa Total es sin duda un ejemplo paradigmático de estos “super-contaminantes” a quien debemos el agravamiento de la crisis climática. Mantienen la decimonovena posición en contaminación a nivel mundial, el grupo francés ha producido dos tercios de las emisiones de CO2 producidas en Francia, más de 311 millones de toneladas de CO2 en el año 2015. Más que llamar a tomar de forma indiferentes bienes de consumo y de producción, ¿No sería mejor denunciar a las 100 empresas a nivel mundial que emiten el 70 % de CO2? ¿No deberíamos ser más explícitos en señalar al enemigo N.º1 del movimiento por el clima?

Consideremos ahora a estas megaempresas contaminadoras: ¿El sabotaje puede ser un arma eficaz parra combatirlas? “Hay que destruir Total” como dice el autor, vale, ¿pero ¿cómo? Es curioso que, si bien se considera el socialismo como un “banco de semillas” fecundadas para la estrategia, Malm no dice una palabra sobre los métodos de lucha con los que la clase obrera ha combatido el “business as usual”: la huelga y la ocupación de fabricas y empresas. Mientras su libro revisa una pluralidad de tácticas y de acciones del movimiento por el clima (dedicando numerosas páginas a pinchar las ruedas de las SUV en Suecia) no dice nada de la existencia de trabajadores y trabajadoras que ocupan un rol determinante en el proceso de trabajo, disponiendo al mismo tiempo de una gran fuerza para romper “el ciclo infernal” de la producción capitalista.

Encontramos aquí el mismo escepticismo sobre la capacidad de la clase obrera para jugar un rol decisivo en la transición ecológica, como, por ejemplo, el de los y las trabajadoras de la empresa Total. En lugar de defender la unión del movimiento del clima con estos trabajadorxs para atacar al gigante francés, el autor defiende en última instancia una perspectiva de sustitución promoviendo los ataques a los oleoductos y gasoductos. Una estrategia que se arriesga a ser encerrada en una perspectiva minoritaria (en lugar de buscar alianzas) pero que tiene pocas consecuencias frente a un gigante como Total que tiene centros en cerca de una treintena de países. Recientemente, hemos visto la dirección de Total, verdadera dirección del imperialismo francés en África, anunciar el cierre de actividades en la refinería de Grandpuits (Francia) con la excusa de la existencia de fugas en el oleoducto de Île-de-France. El grupo multiplica sus actividades en África maquillando su viraje hacia las energías verdes en Francia para aprovechar el sentimiento ecológico. ¿A menos que estas acciones tengan aún, el objetivo de “hacer presión” al Estado imperialista francés, para que nacionalice y reconvierta las actividades de Total, como parece entenderlo Malm? ¿Pero es razonable pensar que el Estado puede decidir enfrentarse a los intereses de uno de los grupos capitalistas franceses más fuertes al mismo tiempo que hace regalos a las grandes empresas en el marco de la crisis? ¿No se percibe que el capital se muestra, desde las últimas décadas, cada vez más intransigente, exigiendo cada vez mayores movilizaciones para lograr cada vez menos migajas? ¿Cómo imaginar, por tanto, que un Estado al servicio del Capital puede tomar medidas de ruptura contra este estado de las cosas? Nos encontramos en el impasse formulado por Malm y donde él mismo se ha encerrado: el Estado capitalista es “incapaz por naturaleza de tomar estas medidas”. Esperar a que lo haga es criminal.

Al negarse a reconocer a lxs trabajadorxs de las empresas como sujetos capaces de confrontar los intereses de su dirección, Malm se priva de una fuerza estratégica potencialmente considerable para pensar la vía correcta para un leninismo ecológico. Más que defender la centralidad del sabotaje para romper el ciclo infernal del “businnes-as-usual” ¿no habría que retomar la tradición marxista revolucionaria? Esta que hace de la huelga el arma decisiva con la cual la clase de los explotados no solo puede detener la “normalidad capitalista”, sino también, cuando se moviliza, demostrar que otro modelo de sociedad es posible. ¿Y quien mejor que los que cada día se enfrentan al Capital fósil para esbozar las vías concretas a una transición ecológica y social? ¿Quién mejor que lxs trabajadorxs para visualizar los medios con los que reorientar y reconvertir la producción y las actividades, no al servicio de la acumulación privada, sino al servicio de la mayoría, en el respeto a la dignidad de cada uno y la conservación del planeta? Entrevistados por RP Dimanche sobre el cierre de su refinería, Adrien Cornet, obrero de Grandpuits afirmaba sobre esto:

Partimos siempre de la idea de que los sindicatos de la energía se pelean en cuerpo y alma por preservar las refinerías y la producción basada en energías fósiles, pero no es verdad. Somos conscientes de que hay que superar la energía fósil. Yo tengo treinta años y dos hijos pequeños. Comprendo la necesidad de proteger el planeta […] Es lo que suelo decir, que mañana podría ser un obrero en la permacultura, eso me haría muy feliz […] Para dar un ejemplo muy concreto, con el cierre de la refinería de Flandres, la FNIC (Federación nacional de industrias químicas) había presentado un proyecto de hidrógeno muy completo. Era un proyecto que podía llegar a buen puerto. Lo que faltó fue, una correlación de fuerzas colectiva, a través de la opinión pública, sobre todo. En 2010, la conciencia ecológica no estaba muy desarrollada. Hoy en día, la emergencia ecológica está en boca de todos, hay que llevar esta cuestión al centro del debate público.

¿No se encuentra en esta forma de enlazar los intereses sociales y ecológicos, un esbozo de reconversión por y para la mayoría, algo parecido a un leninismo ecológico que tendríamos que explorar y desarrollar?

En conclusión

Los trabajos de Andreas Malm son, sin ninguna duda, útiles para pensar desde un punto de vista marxista la manera a través de la cual, igual que el Covid-19, el desarrollo de la crisis climática llevará a próximas crisis mundiales. Sus aportes permiten analizar el rol decisivo jugado por las energías fósiles en la acumulación y reproducción capitalistas y recuerdan que el combate revolucionario no debe relegar las preocupaciones climáticas y ecológicas a un segundo plano. SI bien no compartimos la manera en que expone los debates estratégicos, sus tesis merecen ser leídas y debatidas. 

Rozalén

El Árbol y El Bosque

2021

Lo que se extrae, en definitiva, de la estrategia de Andreas Malm tal y como se desarrolla en sus dos últimas obras, es la combinación de acciones directas presentadas como radicales (donde el sabotaje ocupa el rol central como táctica) con una forma de “reformismo pragmático”. Detrás de esta combinación encontramos la misma voluntad de “hacer presión” al Estado capitalista: como admite el propio Malm: “El objetivo (de la campaña de sabotajes) será obligar a los Estados a proclamar la prohibición y a comenzar la reforma del material existente”. La idea fundamental, es que no habría otro agente para la transición ecológica que el Estado capitalista existente: “A fin de cuentas son los Estados quienes impondrán la transición, o nadie lo hará”. A pesar de que no compartimos su idea, existe cierta coherencia en esta lógica. Detrás del abandono de la perspectiva del doble poder y del silencio sobre los métodos y tácticas de lucha de clase, está también la exclusión de la clase obrera como sujeto revolucionario capaz de, en alianza con otros sectores de los explotados y oprimidos, de construir una nueva sociedad. Que sepamos, Malm no expone explícitamente o justifica de donde sale este profundo escepticismo sobre la potencialidad revolucionaria de lxs trabajadorxs. Sorprende una vez más, en un momento donde es constatable lo contrario, que hay un gran retorno de la lucha de clases a nivel internacional. Sea cual sea, según nosotros, esta hipótesis estratégica fracasa en encarnar un verdadero “leninismo ecológico” promovido sin embargo por el autor. En los hechos, su concepción peligra de emplazar a los movimientos sociales dentro de la política de las formaciones reformistas existentes que se presentan como radicales mientras que no poseen en ningún momento la perspectiva de superar el sistema capitalista. Y es esto lo que lleva a Malm a declarar: “Ellas [las formaciones socialdemócratas] son nuestra mejor esperanza, como hemos podido ver en los últimos años. Nada hubiera sido mejor para el planeta que una victoria de Jeremy Corbyn en Reino Unido en 2019 y de Bernie Sanders en Estados Unidos en 2020”.

Nosotros en cambio, pensamos que a pesar de (y precisamente por esta razón) de la emergencia de resolver en el buen sentido, la alternativa “socialismo o barbarie”, ninguna confianza debe darse a los Estados imperialistas ni a las formaciones políticas que se proponen resolver la crisis social y ecológica en el marco del sistema capitalista. Más que esperar presionar al enemigo en su terreno, parece más razonable mantener la perspectiva de un leninismo que no rechace la necesidad de enfrentar y superar al Estado burgués. Como escribía Emmanuel Barot a propósito del centenario de la Revolución Rusa: “re-pensar el doble poder para re-tomar, el poder hoy en día, no significa aplicar formulas transportadas mecánicamente del modelo de 1917. Pero la cuestión estratégica de las condiciones de destrucción del Estado burgués sea cual sea su forma, permanece vigente”.

En este contexto donde la lucha de clases ha realizado su regreso a la escena internacional, para nosotros esta cuestión pasa por reconocer el lugar estratégico de la clase obrera, de defender su alianza con el movimiento ecologista, y de buscar intervenir en todos los sitios alrededor de un programa que plantee la soberanía sobre la producción de trabajadorxs libremente asociadxs en independencia del Estado burgués y la reconversión de todas las empresas contaminantes en conjunto con las asociaciones y organizaciones ecologistas. Ahora que, en todos sitios, los capitalistas y sus Estados multiplican los despidos y cierres, esta perspectiva puede servir de impulso a lxs militantes revolucionarxs para intervenir concretamente en la realidad y defender un programa comunista y ecologista radical.

Traducción: Roberto Bordón

* Publicado originalmente en RP Dimanche, suplemento dominical de Révolution Permanente y traducido por izquierdadiario.es. 

Publicado-editado por lukyelpayazusdemálaga.   29006.,…))),…

EDITADO, PUBLIKADO, AUTOR >>> Lmm/lukydemálaga ¡¡ @lucianomediane1 Publicar un comentario– Lmm : ,… dicís,…un poema mío,.. ” no se si cuando te miras al espejo, ves algo a lo lejos,…//,… :

Si has llegado hasta aquí, observarás que no nos hemos esforzado mucho en presentar medio bien este asunto,….lukyrh. Share this : EN FIN, DE QUE NOS/YO, NECEMUS-NAIDE-PÁ ENDICIR, LUKY-CE TIÉ QUE HACER, CADA CUAL, ¡¡. — — LukyMálaga/Lmm– @lucianomediane1

[[ GRUPO PROLETARIO DE MÁLAGA – 2.000 – ]]. Publicado por lukymalaga en,… “” LAS NUBES SIDERALES MULTI-IMPERICAPITALISTAS-INTERPLANETARIAS,…””.¡¡¡.

Publicado por lukymalaga en 19:34 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: